14 ago. 2012

Manias

Cuando compro lapiceras o lapices.

No puedo esperar para probarlos.

Necesito de manera imperiosa, usarlos.

Ver el trazo que tienen, y como corren en las hojas blancas.
A veces sin sentido aparente llegando a sorprenderme a mi misma con las composiciones que logro sin pensarlas lógicamente.

Adoro los colores, los lapices y crayones.

Ayer con motivo del día del niño a mi sobrino mas peque le regale unos crayones de esos que son gordos, y un block de hojas.

La alegría de ese enano cuando los saco del paquete!!!
Ver en los niños esa sensación que me genera a mi misma el tener lapices nuevos, es indescriptible.

Y de alguna manera me conecta con mi propia esencia.
Así tan niña, que disfruta de dibujar sin orden.

Buen martes

No hay comentarios

Publicar un comentario

Iluminada. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.